Drenaje Linfático

 

El sistema linfático esta compuesto por: vasos linfáticos, ganglios linfáticos, bazo, amígdalas, timo, etc. Es el responsable de devolver al torrente circulatorio sustancias vitales como las proteínas del plasma, que se hallan en otros tejidos del cuerpo, ayuda al mantenimiento del equilibrio de líquidos mediante su drenaje en los tejidos del cuerpo, la defensa del cuerpo y mejorar la absorción de las grasas procedentes del sistema digestivo.

Ningún paciente es igual, por lo que se realizan protocolos diferentes. Por eso, para aplicar esta técnica se requiere siempre, de una formación adecuada. El sistema linfático forma una red de conductos y ganglios por los que circulan una sustancia denominada linfa, el cual es un líquido claro y acuoso parecido al plasma. El sistema reúne y drena la linfa de los distintas áreas del cuerpo y la lleva por los conductos linfáticos de vuelta al sistema venoso. Una vez que entró, se mezcla con la sangre venosa y vuelve a circular, ésta transporta nutrientes como los lípidos y glóbulos blancos que actúan contra infecciones.

Un mal funcionamiento del sistema linfático ya sea por saturación, obstrucción o mala circulación, puede provocar serios problemas de salud, ya que éste sistema se encarga entre otros de filtrar y depurar bacterias. El masaje de drenaje linfático actúa en la estimulación del flujo linfático, será realizado con movimientos superficiales, suaves, en forma circular con maniobras que actuaran sobre el tejido conectivo laxo y se caracteriza por un trabajo intensivo realizado en las zonas de los ganglios linfáticos.

El masaje linfático está recomendado en tratamientos tanto a nivel estético como médico: pre y post operatorios (en cualquier intervención quirúrgica, se produce una inflamación y en algunas ocasiones una infecciones en la zona operada), en personas con retención de líquidos y varices. Para aquellas que sufren: estreñimientos, cefaleas, celulitis, hemorroides, acne, etc.

Por otro lado, no se pueden aplicar estos masajes a aquellas personas que tienen presión baja, insuficiencia cardíaca, asma bronquial, hipertiroidismo, síndrome del seno carotideo o tumores malignos.